Notas de los expertos

Rojeces

Rojeces

Las rojeces del rostro son propias de las pieles sensibles que se caracterizan por una reactividad exacerbada tanto de la piel como de los capilares cutáneos.

Cualquiera sea el tipo de piel, ciertos factores pueden desencadenar o favorecer una sensibilidad excesiva: la piel reacciona donde preferirías que no se manifieste...

La marca Eau thermale Avène

Rojeces

Las pieles sensibles tienen en común que reaccionan rápida y excesivamente a los cambios de temperatura, al frío, al viento, a productos de higiene o de limpieza irritantes, a cuidados no adaptados ...
Las rojeces son más o menos intermitentes, pero siempre desagradables y molestas.
Ningún tipo de piel está excento: alcanzan tanto las pieles secas como las pieles grasas o mixtas.

Es una cuestión de grados

La rojez intermitente: el flush, es una reacción de vasodilatación aguda, que puede deberse a:
- Una situación cotidiana o estresante: una
pregunta para un estudiante, una entrevista laboral, una conversación afectivamente emocionante o conflictiva...
- Cambio de temperatura, que produce la circulación de la sangre en el rostro.
- Alimentos demasiado calientes, bebidas con alcohol o algunos alimentos especiados (especias, mostaza...).
- Raramente, a una enfermedad general. Hablar con el médico, quien indicará exámenes necesarios, si corresponde.

La rojez intermitente que se vuelve permanente: Eritrosis.

Durante un flush, los vasos del rostro se dilatan rápidamente, luego vuelven a la normalidad.
Con el tiempo, las rojeces pueden volverse permanentes, sobre todo en las mejillas. Es lo que se llama eritrosis.


La eritrosis se acentúa: Cuperosis.

Algunos vasos están más dilatados que otros y se observan a simple vista. Estos pequeños vasos rojos (o telangiectasias para el médico) constituyen lo que conmúnmente se llama la cuperosis.
 
Aparecen abcesos: la rosácea.

Antes era llamada acné rosácea, porque además de las rojeces incluye granos que recuerdan el acné de los adolescentes.
Granos blancos (pústulas) particularmente poco agraciados en el rostro...

Los cuidados

Afortunadamente, todos estos casos pueden tratarse...
Para ser eficaz, el médico comienza eliminando enfermedades de piel que pueden acarrear rojeces en el rostro, como la dermatitis atópica, la dermatitis seborreica, los eczemas de contacto y las dermitis irritativas...

Luego, según el caso, recurre a:
  • Cuidados dermo-cosméticos activos sobre la dilatación de los vasos sanguíneos del rostro, como el ruscus, por ejemplo, de origen vegetal. En todos los casos, es necesario el uso prolongado para obtener un resultado satisfactorio.
  • Antibióticos por vía oral (las tetraciclinas son las más utilizadas).
  • Tratamientos locales, a menudo metronidazol.
  • Electrocoagulaciones que permiten coagular los vasos dilatados.
  • Láseres vasculares, que permiten acciones más profundas y reducen los riesgos de cicatrices.
Tipo de piel

Preguntas

Notas de los expertos

Send by email
  • Consejo personalizado para el cuidado de la piel
  • Ofertas Especiales y Concursos
  • Reseñas de tus productos favoritos

La piel de cada persona tiene necesidades diferentes,
encontra tu rutina Eau Thermale Avène perfecta

Comenzá ahora
  • Productos recomendados para solucionar tus problemas de piel
  • Acceder a tus productos favoritos y reseñas
  • Registros de tus compras para el programa de fidelidad
Registrate ahora

Búsqueda en curso

INICIÁ SESIÓN

Tenés que acceder a tu cuenta Avéne para guardar esta información


INGRESÁ O CREA TU CUENTA